martes, 3 de noviembre de 2015

Viaje imprevisto a Burgos

Un titular podría ser: «Al final, no pudimos jugar al parchís».
Más poético sería explicaros -si supiera describirlas con precisión y finura- las tonalidades de amarillos de esas hojas que todavía aguantaban en los extremos de las ramas más altas de los chopos y álamos. Y la alfombra, entre roja y amarilla, de vides ya vendimiadas en el Bierzo. O las llanuras de Tierra de Campos con una capa fina de verde y en las lindes vegetación verdeando antes del frío definitivo.
Lo mejor es todo lo que pudimos hablar. Y ya jugaremos al parchís la próxima vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada