viernes, 30 de octubre de 2015

Tres cosas pequeñas de san Juan de Ávila


No había caído de dónde viene la palabra «perdigón» (OC 3.108.16; está comentando Jer. 17.11):
Los perdigoncitos grandes reclama la propia madre (=la perdiz).
Me llamó la atención encontrarme la palabra porque la usaban aquí los más independentistas, supongo que como una palabra gallega «pata negra» (3.132.8):
La gentalla [=chusma] por ahí que no mira... 
El deseo (3.205-6.34):
 –¿Pues cómo aquel juega en toda la noche, sin que lo sienta ¿Cómo el otro anda de noche y de día, sin comer ni beber, tras la otra, y el otro deja su propia mujer y va a buscar la ajena? –No hay deleite en los pecados. –Pues ¿qué lo hace? –El deseo que de su parte pone cada uno hace que el pecado parezca sabroso, siendo amargo como lo es .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada