jueves, 22 de junio de 2017

Sopesando

-Justo cuando aquí llegamos a la temperatura ideal (13 mínima, 25 máxima), ¡ir al calorón de Sevilla!
-Pero podría ser todavía peor, mira los días anteriores.
-Lo que no me explico es cómo pueden vivir así casi medio año.
-No hay que obsesionarse. Habrá aire acondicionado.
-Y puede que me dé para ver la Catedral y el Museo de Bellas Artes, si ajusto bien.
-Y si no, mejor: así vuelvo con más ganas en una época del año mejor.
-Pero necesitaría un mes para empezar a ver todo lo que quiero.
-Y luego tendría que estar medio año contándolo en el blog.
-Y los buenos amigos con los que voy a estar.
-Y lo del Congreso.

miércoles, 21 de junio de 2017

El golondrinillo

Aconseja san Juan de Ávila «a un caballero que se fue a estudiar a Salamanca y allí le hicieron retor» [=representante de alumnos]:
Como las ocupaciones, aunque buenas, no se hayan de imponer a los principiantes, porque suelen turbarlos, por no tener puesto en paz lo que a ellos toca, ha hecho mucho mal a muchos por esta vía, y hécholes parar en lo que el golondrinillo que sale a volar antes de tiempo, el cual, como no tiene fuerza para proseguir su vuelo en alto ni para tornar a su nido a do se estaba, cae en manos de muchachos, que juegan con él y después le matan (4.489.35-42).

martes, 20 de junio de 2017

La emparedada

Este es el edificio que estaba «okupado» y que desocuparon por el sencillo procedimiento de tapiarlo, porque estaba vacío. Ahora el Ayuntamiento, de exquisita obediencia alternativa, quiere poner una multa a los dueños porque no cumple las ordenanzas de patrimonio. «Las transformaciones del espíritu burgués», llamaría yo a eso:









A mí me parece que queda chulo así. Yo lo pondría como instalación en el CGAC y lo llamaría: "la defensa del derecho a la propiedad".

lunes, 19 de junio de 2017

Fuese y no hubo nada

El jueves llamé al abogado del seguro para interesarme por el juicio fijado para hoy, lunes. Ahí es cuando me enteré de que «los otros» habían retirado la demanda, al ver el informe que había hecho la policía local, presente en el momento del choque de la chica con mi coche.
Era tan evidente que la culpa no era mía, sino de ella, que el dueño, su tío, por más rabia que le debió de dar, tuvo -me imagino- que darse por fin a razones y renunciar al litigio, a los cochinos 1200 euros que esperaba conseguir a cuenta de su mierda de coche de veinticinco años de antigüedad.
A mí me costó la demanda un fin de semana de zozobra. Pensaba estos días que si mi mayor agobio de este año fue ese, lo que hay que deducir de ello es que mi vida es una maravilla: tengo tanto por lo que dar gracias a Dios, tanto malo que no me pasa, tanto bueno que recibo, que debería ser muchísimo más agradecido. Y luego me acordé de Ruby, la protagonista de Revelación, un cuento de Flannery O'Connor, que se pone a dar gracias en voz alta y le atizan con un manual de psicología en la cabeza. Me merezco tres demandas al mes, pero espero que no, que mi vida sea tan buena como hasta ahora, aunque, como la abuela de Un hombre bueno es difícil de encontrar, sería un buen hombre si tuviera a alguien disparándome cada día de mi vida.

viernes, 16 de junio de 2017

Otra vez Pearce

Cada vez reduzco más la lista de autores que leo: ya no me interesa «descubrir», ya me quité de leer suplementos literarios.

Joseph Pearce, aunque me atasqué con su libro sobre Roy Campbell, es una referencia para mí. Ahora se está representando en Nueva York una obra de teatro suya con textos de Sassoon y Wilfried Owen. Yo lo que he visto es esta conversación interesantísima con el productor de la obra, un dominico. El sonido no es especialmente bueno, pero merece la pena, porque habla también de algunos aspectos más oscuros de su vida y también de lo que supone el arte en grande, de lo católico en el arte. Muy interesante:





jueves, 15 de junio de 2017

Al hilo de los exámenes

De los de exámenes de mis alumnos no hablaría, pero de los de Selectividad que he corregido, sin saber de quién eran ni de dónde, sí que puedo (creo), hablar en general y contar alguna cosa graciosa, partiendo de la base de que el nivel en conjunto era bueno o muy bueno.
.
Altura poética hay en esta lectura literal de la peste de la Ilíada: "un ataque de frechas ardentes".

En otro examen Criseida, más que hija de un sacerdote, sería hija de un "erudito de Apolo".

Y Príamo enrealidad  "acerca posturas" con Aquiles al pedirle el cadáver de su hijo Héctor.

---

Lo más original fue poner sonaxeiro [=sonajero] en relación con la raíz de mano (χείρ). Supongo que se puede explicar porque leyó la primera letra como una x y buscando algo con xeir-, pues se acordó de sonaxeiro.
Luego están los que ni han olido lo que es una etimología: como la palabra significa mano, uno puso mangas ("co que cubres as mans") y otro, manuscrito.

Muchas personas pusieron epicentro como palabra relacionada con epi-, pero dos lo escribieron así: hepicentro.
Alguien puso (mal) la palabra épico (lo explicó: «por encima de lo normal»)

Es increíble el dominio que esta generación tiene de todo tipo de filias y fobias: no deja de ser un retrato de la sociedad actual. Yo aprendí dos palabras hipoterapia e hipofobia. La que no coló fue quirofobia (o quizá existe y yo, tan poco afecto a la psicología, no me he enterado).
Una persona me puso Hipopotomonstrosesquipedaliofobia y al lado, esta anotación: «(existe)»: tiene pinta de invento de un graciosillo, la verdad, pero cómo ir contra la corriente que la ha canonizado.

---

Aquiles le clava a Héctor la espada en el cuello "ya que por ahí el alma salía más rápido".

Mi error favorito: llamar a la Ciropedia, la Cempronia. Otro la llamó Ciromedia: menos gracioso, claramente.

No hay que reírse de la dislexia, pero a mí me hizo gracia que la lírica puede ser cantada por un "solitas".

miércoles, 14 de junio de 2017

El verde de los castaños



Leí Manzanas robadas, el último libro de poemas de Miguel d'Ors un poco deprisa, porque se lo «tomé prestado» a quien lo había cogido primero y no he podido ni releerlo ni copiar nada (aquí tenéis algunos versos). Lo que más me me llamó la atención fue la repetida mención del color de las hojas de los castaños en primavera, porque me había estado fijando y era, es verdad, especial.
Estos días ya estamos con los ¿estambres? / ¿flores?, esa especie de estrellas que cubren los castaños y los convierten en árboles de navidad.